Conciencia pura y Presencia

Vaya, no tenía ninguna intención de hablar ni de escribir específicamente sobre esto, pero me he encontrado con un magnífico artículo y me he decidido a rescatarlo aquí. Me ha cautivado; me parece muy clarificador, brillante, útil y valioso versando sobre cuestiones que ocupan y preocupan al titular de este blog y a muchas otras personas, ya sea en la blogosfera o trascendiéndola.

Pondremos el link al artículo original…

Conciencia pura y Presencia (TEMPUS, Blog interdisciplinar sobre el tiempo de Tendencias21)

…donde se habla de los dos tipos de conocimiento, el conceptual y el no-conceptual. O dicho en otras palabras, la visión dualista de la realidad (sujeto-objeto), tradicionalmente representada en la inmensa mayoría del pensamiento occidental, “convencional” y “racional”, y las visiones que intentan ir más allá de esa concepción dual, mayormente representadas en las filosofías y religiones orientales. Por eso no es de extrañar que aparezcan en este artículo unos cuantos conceptos del hinduismo y también del Advaita Vedanta, pero que a la vez se tiendan puentes de unión con el budismo y el zen. Aquí van los fragmentos más significativos (omitiré las referencias a la bibliografía, presentes en el artículo original). Un texto con mucha riqueza y que da bastante para reflexionar:

«1. Conciencia cognoscitiva y conciencia pura». 

«La conciencia cognoscitiva tiene la capacidad de conocer, de correlacionar los hechos observados y sacar conclusiones, y de modificar, en consecuencia, el pensamiento y las acciones. Su condición básica de funcionamiento, que remite a la relación sujeto-objeto, se manifiesta como la base misma de todo nuestro conocimiento, mal llamado subjetivo u objetivo según predomine un elemento u otro de la relación, aunque en ningún caso puede darse la ausencia de alguno de ellos. 

En Occidente esa conciencia cognoscitiva es el vehículo empleado para la búsqueda de conocimiento. Pero, desde el punto de vista del pensamiento oriental, este conocimiento no es sino una limitación impuesta sobre la naturaleza más profunda de la conciencia, como si las representaciones asociadas a la conciencia cognoscitiva (chitta) formasen una red cerrada que velara y ocultase la denominada conciencia pura (Chit). 

En referencia al yo cognoscente como centro de la relación sujeto-objetiva, la conciencia es intencional. Para desvelarse como conciencia pura tiene que dejar de serlo, es decir, debe dejar de estar dirigida hacia los objetos y las representaciones, ya sean internas o externas. 

Así, una escucha dirigida hacia “algo” es análoga a la conciencia intencional. En este caso la conciencia pura sería la propia escucha sin ese “algo” (objeto) escuchado, la cual por ello poseería la capacidad de escuchar cualquier cosa. En el caso de la escucha dirigida hacia “algo”, la escucha pierde importancia frente a lo escuchado (el objeto de la escucha). En una escucha no dirigida se recupera su importancia. La escucha sin objeto escuchado sería algo así como un puro escuchar». 

Seguir leyendo “Conciencia pura y Presencia”

Anuncios

Krishnamurti: Ser nada

Sin palabras… Basta con observarle y escucharle para darse cuenta de todo lo que transmite, a todos los niveles. Esa enorme paz, esa enorme profundidad, esa enorme intuición; sabiduría que emana no de conocimiento o ideas, sino de una inteligencia despierta, que es observación y energía. Uno de los seres humanos que más admiro, que más me han impactado. Siempre ha tocado una tecla muy profunda dentro de mí… Claro, es evidente, esa “tecla” es mi identidad o mi ser más profundo y auténtico, algo que nos trasciende como personas, como “tú” (¿?) y “yo” (¿?)…

Seguir leyendo “Krishnamurti: Ser nada”

Marejada y aire fresco

No, no voy a dar ningún parte meteorológico…

Me levanto esta mañana y me pongo a desayunar, tranquilamente, pensativo…

¡Stop! Ahí está justamente el problema: “pensativo”. En mi cabeza hay una especie de marejada de fondo. Pugnan por emerger pensamientos, razonamientos y recuerdos de los eventos vividos ayer: cosas que leí en internet, cosas que miré, cosas que escribí. Entradas, comentarios, personas con las que me he comunicado, etc. Y también por supuesto asuntos relacionados con el futuro inminente: cosas que tengo pendientes de hacer, qué compraré ahora cuando salga, etc.

Seguir leyendo “Marejada y aire fresco”

Sabiduría y gallinas

(Acerca de practicar la meditación en la postura de sentado/a)…

«Sentarse durante horas no es necesario. Hay quien piensa que cuanto más largas tus sesiones sentadas, más sabio debes de ser. ¡Yo he visto gallinas sentadas en sus nidos durante días! La sabiduría viene de ser consciente en todas las posturas. Tu práctica debe empezar cuando te despiertas por la mañana, y continuar hasta que te duermes. No te preocupes de cuánto tiempo aguantas sentado. Lo importante es que te mantengas observando estés trabajando o sentado o yendo al baño».

(Ajahn Chah)

Seguir leyendo “Sabiduría y gallinas”

El despertar: ¿es algo o es mera palabrería?

Se dice, se cree y se predica que el Buda alcanzó la iluminación, el despertar, el nirvana, la paz, la verdad… así como muchos otros seres humanos. Pero… ¿realmente existe algo que podamos denominar “despertar espiritual”? ¿Algo como un cambio, un progreso, un logro, un estado nuevo, un descubrimiento? ¿Algo que obtenemos, incorporamos, añadimos a nuestro ser, que comprendemos, entendemos? ¿Es realmente algo, consiste en algo o es todo mera palabrería, humo, paranoias, una obsesión, una fijación, especulaciones, ideas, una mentira, un espejismo, un timo, un bluff, una idealización en suma? No creo que sean preguntas banales ni superfluas, sino todo lo contrario. Creo que planteárselas está muy bien, que forma parte del camino, del crecimiento (¿y existe algo que pueda considerarse crecimiento, progreso, avance?).

«No intentes llegar a ningún sitio con tu práctica. El mismo deseo de ser libre o estar iluminado es lo que impide tu libertad. Puedes intentarlo tan duramente como quieras, practicar vigorosamente día y noche, pero mientras lo hagas con el deseo de alcanzar en mente, nunca encontrarás paz. La energía de ese deseo causará duda y agitación. No importa cuánto o cuán intensamente practiques, la sabiduría no emergerá del anhelo. Déjalo estar. Observa la mente y el cuerpo con atención conciente pero no trates de conseguir nada. No te aferres siquiera a la práctica del despertar».

(Respuesta de Ajahn Chah a un discípulo, extraído de esta entrada)

Seguir leyendo “El despertar: ¿es algo o es mera palabrería?”

¿Atención plena?

Uno de los muchos objetivos de este blog es conseguir escribir entradas donde lo que tenga que exponer o explicar lo haga de forma breve, directa y lo más esclarecedora posible. No sé si algún día lo conseguiré. Quizá, a base de práctica y esforzarse. Podría argumentar a tal respecto que casi siempre me enrollo más de lo previsto porque “me conozco”, pero este “me conozco” me suena tan y tan mal… de hecho es justamente una afirmación o una premisa de la que huir como del diablo… en este blog y supongo que también en la vida. Representa la total antítesis de lo que se pretende comunicar en esta bitácora. No, en verdad no “nos conocemos”.

¿Qué podemos decir al respecto de la plena atención? Voy a soltar una afirmación que según mi humilde criterio es absolutamente demoledora, cierta, innegable y de profundo calado. Vamos, una verdad verdadera (modestia aparte). Una verdad que si se comprende cabalmente vale por mil puntos canjeables por un oso de peluche gigante en la gran tómbola de la iluminación…

osito-de-peluche-gigante-de-mc3a1s-de-3-metros-min

Seguir leyendo “¿Atención plena?”

El bebé y el incendio (2)

Como indiqué en la anterior entrada, en la calle Siracusa había hace unos cuantos años una fábrica abandonada. Un enorme solar con sus restos, flanqueado por esa calle por una tapia no excesivamente alta. Adoquines de los antiguos, tipo piedra para entendernos. Nada de ladrillos modernos ni cemento (experto en estas cuestiones no soy).

Esa fábrica fue testigo del antiguo esplendor de la industria textil en la Ciudad Condal. Existe un artículo en la web de El Periódico (aquí está completo) que explica el pasado de esa factoría, cómo empezó y terminó. Extraigo algunos fragmentos relevantes:

«En la plaza del Poble Romaní, en el núcleo histórico de Gràcia, se alza solemne la única chimenea del siglo XIX que aún se mantiene en pie en el distrito, testimonio del protagonismo de la industria en la Vila durante aquellos años. (…) La chimenea perteneció a la antigua fábrica textil Vapor Puigmartí, la segunda que se instaló en el distrito después de Vapor Vilaregut (calle del Perill con Torrent de l’Olla), conocida popularmente como Vapor Vell.

Vapor Puigmartí se inauguró en 1841 en la zona de Travessera de Gràcia, entre las calles de Torrent de l’Olla y Torrent d’en Vidalet y adoptó el sobrenombre de Vapor Nou.

En la primera mitad del siglo XIX se produjeron en la Vila de Gràcia innovaciones en la forma de producción, vestigios de la revolución industrial. Una de las más importantes fue el uso del vapor como fuerza motriz. Con estos avances llegó la necesidad de encontrar grandes espacios para la creación de una importante arquitectura fabril, ya que las murallas de Barcelona hacían difícil la construcción de estos grandes complejos. Además, las tasas eran muy elevadas. Por eso, la Vila de Gràcia, entonces un pueblo cercano a la ciudad, se convirtió en una zona muy atractiva para este tipo de proyectos. Así, en 1837 se instaló en el actual distrito la fábrica Vapor Vilaregut, y dos años más tarde, la fábrica Vapor Puigmartí. Ésta última dio trabajo a unas 500 personas y, en 1852, durante sus años de máximo esplendor, contaba con 120 telares mecánicos y 800 trabajadores. (…)

La fábrica siguió en pie hasta 1876, cuando un incendio la destruyó por completo y más tarde fue desmantelada. El antiguo solar fue ocupado por algunos pisos y parte de él se utilizó para construir el mercado de l’Abaceria Central, en 1892, que en 1913 se convirtió en un mercado municipal.

La antigua chimenea ha sido rehabilitada recientemente dentro del proyecto de urbanización de la plaza del Poble Romaní».

Seguir leyendo “El bebé y el incendio (2)”

El cabronazo iluminado

En 1986 se estrenaba la película Platoon de Oliver Stone. Una gran cinta, un film crudísimo, realista y absolutamente impactante. A mí me quedó grabada por su crudeza y por la trama, que se las trae.

En ella el sargento Barnes (Tom Berenger) encarna un enfrentamiento y una pugna a muerte con el sargento Elias (Willem Dafoe): son de carácteres muy distintos y tienen una manera totalmente diferente de entender su “oficio”, o su desempeño en esas tierras vietnamitas. No es fácil intentar sobrevivir en un auténtico infierno.

Barnes es un absoluto cabronazo, alguien a quien no le amedrentan los dilemas morales a la hora de actuar, y que traspasa esa línea entre lo teóricamente correcto y lo incorrecto sin pararse a filosofar sobre ello.

Seguir leyendo “El cabronazo iluminado”

La soledad y la mente

Hace ya bastantes años me leí un libro extraordinario: Enseñanzas espirituales (“The Spiritual Teachings of Ramana Maharshi”) de Ramana Maharshi…

ensenanzas-espirituales2

Se considera que Ramana Maharshi alcanzó la iluminación, o la sabiduría, o el estado de no-dualidad, o el conocimiento del verdadero ser, o el Sí Mismo… podríamos denominarlo de mil maneras (o se fundió con la divinidad, o con el Yo Eterno que todos en el fondo somos, si empleáramos terminología más religiosa). Claro que habrá quienes no crean ni media palabra de todo esto, o estén perfecta y legítimamente instalados en el ateísmo, la incredulidad, las más gigantescas dudas y escepticismo, el racionalismo, la negativa rotunda, pura y dura… Mi intención en este blog, lo diré mil y una veces, no es intentar convencer a nadie de nada, ni adoctrinar. Ni lavar cerebros. Por otro lado también insistiré seguramente muchas veces en que puede hablarse de todo esto, de la búsqueda de la verdadera naturaleza de la realidad o el ser, y por tanto contestar a la pregunta de quiénes somos y qué somos, sin tener que emplear terminología religiosa. Quizá ni siquiera espiritual.

Hago estas aclaraciones… pero en realidad no quería hablar de todo esto. La intención simple y directa de esta entrada es plasmar aquí una reflexión de Maharshi contenida en ese libro. Fue un pensamiento que me impactó, que me encantó, que consideré y considero que es plenamente acertado y sabio. Lo citaré de memoria, quizá no acierte con las palabras precisas —a saber dónde anda el libro en papel ahora, me mudé de casa hace unos meses—.

Seguir leyendo “La soledad y la mente”

El bebé y el incendio (1)

En repetidas ocasiones me he planteado explicar esta historia en la red, pero nunca encontraba la disposición ni el ánimo necesarios para hacerlo. El feeling. Pero ahora creo que sí, que éste es el lugar y el espacio para hacerlo, y que éste es el momento.

Lo que voy a contar es una experiencia personal. Es verídica, cómo no. Sé perfectamente lo que vi, percibí, sentí y experimenté. Los que puedan leerlo son muy libres de creerme o no. Puede que algunos no me crean o les parezca poco menos que increíble lo que aquí va a relatarse. Infumable, imposible, adornado, exagerado, manipulado, inventado… o que ha de tener una explicación racional, por la fuerza (¿por qué?). En fin… puede suscitar reacciones parecidas a todo esto. No lo sé. Simplemente narro y comparto. No hay ni un gramo de invención, exageración o manipulación…

Seguir leyendo “El bebé y el incendio (1)”