El narrador y el vacío

Creo que la atención y las preguntas son importantísimas en ese camino del despertar. Puntualizo: en primer lugar, me refiero a ejercer la plena atención en el momento presente, en la realidad, intentando que no intervengan el pensamiento, el parloteo mental y sobre todo la imagen mental que tenemos de nosotros mismos («el personaje», el ego); esto quiere decir una observación atenta lo más total e intensa posible. En segundo lugar, las preguntas fundamentales que uno puede hacerse, que son muchas en verdad. O pocas, contadas y bastante concretas, quién sabe. Uno cuando habla, piensa o realiza cualquier tipo de acción, puede preguntarse quién en verdad está realizando esos actos, quién es el sujeto, o si de verdad ese ser es meramente mental o es plenamente real (y es obvio que es ambas cosas, pero fundamentalmente es real, siendo el aspecto mental solo una parte de la realidad).

El camino del despertar… me refiero con «despertar» a descubrir, comprender, percibir, identificarse, encarnar nuestro verdadero ser o identidad. Es obvio que ya somos lo que somos, ya somos ese ser, sea de la naturaleza que sea: el problema radica en la mente, que sufre una identificación errónea, una confusión, un engaño, una ceguera, ignorancia, está «dormida»; ha olvidado su naturaleza fundamental y es inconsciente de su verdadera fuente. Una venda le tapa los ojos a nuestra mente, por así decirlo, la venda de la ilusión y la ignorancia (maya en el hinduismo).

Así que atención plena y preguntas fundamentales las considero herramientas imprescindibles para ir despertando. Enlazando con lo que decía en la anterior entrada, estamos constantemente hablándonos a nosotros mismos, narrándonos los acontecimientos a nosotros mismos, cual voz en off. Verbalizando, haciendo de comentarista o narrador, totalmente enganchados, identificados, presos (y por tanto ignorantes y ciegos) de ese ego que es solo una falacia mental, una imagen, un espejismo.

Si conseguimos observar la realidad con una plena atención, descartando cualquier tipo de imagen mental, de registro, de narración, verbalización o comentario, cualquier tipo de dualidad… si conseguimos olvidar esa imagen, ese observador, en realidad estaremos dando un gran salto en el vacío (los angloparlantes podrían decir a leap of faith), estaremos ejerciendo el desapego, la trascendencia y la entrega. Y la única forma de hacerlo es practicando, como la única forma de caminar es moviendo los pies. Hacer acopio de valor y energía, olvidarse de imágenes, registros y egos y saltar a ese todo. Entonces saltaremos al vacío. No habrá comentarista ni narrador. Y esto es de unas consecuencias terribles: no habrá nadie más (que uno mismo, y en absoluto éste es el ego). Pero en realidad ese «uno mismo» es el sí mismo. Y el sí mismo es vacío. Ese «no hay nadie más» en verdad equivale a «no hay nadie». Y todo eso da miedo, mucho miedo. La inercia es seguir con el funcionamiento de siempre, egótico. Difícil, incluso extremadamente difícil, no es lo mismo que imposible. Pero… ¿estamos de verdad dispuestos a todo esto? El descontento subyacente en nuestras vidas viene de la remota pero taladrante noción de que nos hemos olvidado de nuestra verdadera identidad.

5 comentarios en “El narrador y el vacío

    1. ¡Hola! Qué alegría saber de ti de nuevo. Quizá no lo creerás, pero ayer estuve a punto, a puntito de dejarte un comentario en tu última entrada, diciéndote algo así como que volvieras, que se te echaba mucho de menos. Que tenías y tienes mucho por contar, por transmitir a los demás. Aunque sean historias de cosas pasadas, porque los recuerdos, y también de los que se han ido, en el fondo son bonitos. También te iba a decir que podías animarte a abrir un blog totalmente nuevo, por qué no. Pero todo esto son decisiones tuyas.
      La alegría es doble y triple porque aparezcas por aquí y estrenes el blog como lectora y comentadora. Esto me da ánimos, de verdad. Pues sí, descubrir nuestro verdadero ser da miedo y vértigo. Creo que estamos muy condicionados y engañados por esa imagen mental de nosotros mismos, no en vano nos tiramos una vida entera reforzándola y apuntalándola. Me parece magnífica esa analogía, ese símil con las muñecas rusas. Espero que sigamos conversando de estos temas.
      Namastebeso (namás).

      Me gusta

    1. «Llegar»… no es nada fácil, si es que se puede. Cualquier expresión verbal va a reflejar la contradicción del pensamiento y a arrojar paradojas. ¿Cómo vamos a llegar a lo que ya somos, o alcanzarlo? Ahí está la paradoja, en cierto sentido no hay que hacer nada, pero decir esto también es una gran mentira. No sé si me explico. Por eso he dicho que la raíz del problema puede yacer en una identificación errónea de la mente, con ese ego.
      Creo que todo esto es un asunto sobre el que cavilar mucho, probablemente durante años. Pensarlo, observar, también leer al respecto. Y si uno tiene una inquietud muy fuerte llegará un momento en que se dé cuenta de que lo que hay que hacer es trascender los razonamientos y sencillamente saltar. Con esto quiero decir a una forma de vivir o de actuar donde no nos preocupemos en absoluto de ser conscientes de nosotros mismos, de ser testigos de nuestras vidas. No habría comentarista, no habría espectador. Solo somos el actor. Suena quizá fácil pero como he dicho creo que implica un salto que no es nada cómodo. Es difícil, lo sé, explicar esto. Uno en parte debe pensar en ello e intentar imaginarse ese estado. Justo aquí al lado creo que las impresionantes reflexiones de Ramana Maharshi nos dan la clave: «No pienses que eres, sé. No pienses en el ser, tú eres».
      Mi intención en este blog es volver una y otra vez sobre estas cuestiones.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s