La verdad no es…

La verdad es (o podría ser)… La verdad puede o podría expresarse o describirse así:

«En esta ocasión la temática se centra en las pirámides de Egipto, incluyendo los aspectos místicos y esotéricos tan de moda en aquella época y, por supuesto, una reflexión trascendente sobre el hombre como ser frágil y mortal, y sus inquietudes ante el poder del destino y la historia».

La verdad es (o podría ser)… La verdad puede o podría expresarse o describirse así:

«Solo me alegra pensar que la prima de Petronila se ha atascado con esta nueva y aburrida historia y la va a dejar inacabada, como suele. A lo mejor tiene la esperanza de que venga un robot a terminársela como a la sinfonía de Schubert».

La verdad es (o podría ser)…

«La niña jugaba con sus peluches sobre la alfombra cuando el fuego se inició en la planta de arriba».

La verdad es (o podría ser)…

«Bacalao salado, tomates, sopa, compresas, bolis, tornillos, caramelos».

La verdad es (o podría ser)…

«Dioses, perros, Venezuela, volcanes, muerte».

La verdad es (o podría ser)…

«El chalet quedó carbonizado como un churrasco; sin embargo, Dios, en su gracia divina, decidió que la niña quedara inafectada, indemne».

La verdad es (o podría ser)…

«Los pepinos planificaron abruptamente la república regurgitando papagayos».

La verdad es (o podría ser)…

«kfko06j6jj00gjrnbuopp4knbj”””¿¿¿¿¿».

La verdad es (o podría ser)…

«Es evidente que la acción siempre será egocéntrica mientras no experimentemos verdaderamente por nosotros mismos el hecho de que solo existe el pensamiento y no el pensador».

La verdad es (o podría ser)…

«アイスランドのレイキャヴィークで生まれた女性歌手で、ビョークとして知られている。ソロで精力的に活動する以前は、オルタナティヴ・ロックバンド のメイン・ボーカルとして活動していた。彼女は様々なジャンルの音楽に影響を受けた革新的な音楽を生み出すことで知られ、グラミー賞に12回、アカデミー賞に1回ノミネートされるなど多数の賞を獲得している».

(¿Y qué dice aquí? Ni idea. ¿Acaso importa?)

La verdad es (o podría ser)…

«Árið 1983 stofnaði hún ásamt fimm öðrum hljómsveitina KUKL, sem síðan þróaðist út í hljómsveitina Sykurmolarnir. Með þeirri hljómsveit hlaut Björk fyrst heimsfrægð. Þegar Sykurmolarnir hættu árið 1992 hóf hún sólóferil og hefur á honum gefið út 10 plötur, þar af 3 safndiska og einn með tónlistinni við mynd Lars von Triers Myrkradansarinn, en hún bæði lék aðalhlutverkið og samdi tónlistina við myndina».

(¿Y qué dice aquí? Ni idea. ¿Acaso importa?)

La verdad es (o podría ser)…

«La verdad es (o podría ser)… ».

La verdad es (o podría ser)…

«Casa temblábamos cuando brutalidad directamente volviendo; sin embargo Julia bebería cuadros mañana».

La “verdad” no es una idea, ni una conclusión o un pensamiento. La verdad no es una frase, ni una palabra, ni cualquier producto del lenguaje. La verdad no es lenguaje ni puede expresarse en lenguaje. La verdad no es un concepto; no es algo conceptual. La verdad no es algo mental, cualquier contenido mental (y menos aún del pensamiento racional o intelecto). La verdad no es una parte, cualquier parte de lo que entendemos por realidad. La verdad no es “verdadera” ni “falsa”, “real” o “irreal”; “buena” ni “mala”; “estrecha” ni “ancha”.

La verdad es que la verdad justamente es un concepto abstracto, difuso, escurridizo y discutible. La verdad, repito, no es ninguna idea ni concepto; palabra o frase; la verdad no es algo de naturaleza mental. Y sin embargo podríamos decir que la verdad es también nuestra mente, aunque quizá no fundamental ni exclusivamente. La verdad también es la Mente y la Inteligencia y la Conciencia y la Presencia y el Ser. Y todo esto puede ser verdadero y falso a la vez. Pues es otra frase (en principio buena o válida para algunas personas). Depende. Dependería.

La verdad no es ninguna de las absurdas o aleatorias frases, fragmentos o extractos anteriores. Y sin embargo es todos ellos y ninguno de ellos.

La verdad es…

«Amapola». Pero la verdad no es «amapola». No puede serlo. La verdad es y no es «silicio». Es «Buda» y no es «Buda». Es «pañal lleno de caquita apestosa», pero se da la extraña paradoja de que no es «pañal lleno de caquita apestosa».

La limitación del lenguaje. La limitación del pensamiento. La limitación del funcionamiento dual, del «A» o «B».

Cuando se comprende todo esto cabalmente se produce una suerte de liberación. Un… ¿”estallido”? Un ¿”salto”?

Y la “verdad” es que me ha salido una entrada con muchísimo espíritu zen; espíritu rompedor; espíritu burlón; espíritu absolutamente tocapelotas.

El tocapelotismo es la nueva verdad. Ojo. Voy a patentarla. Ahora en serio: se produce una liberación.

Y… ¿quién ha escrito esto? La “verdad” es que no lo sé; no se sabe. Quien sea que lo haya escrito es invisible, indetectable, inahaprensible. ¿Quizá porque no existe? ¿Quizá porque no hay nadie? ¿Quizá hay un vacío? (Sí, lo sé, lo sé: hay un cuerpo, hay un cerebro, hay una mente; pero entonces… ¿por qué esa extraña sensación?). ¿Y quién es el que pregunta? ¿Quién es el que dice no saber? No se sabe. ¿”Yo”? ¿La mayoría de personas “normales” dirían o diríamos “yo”? ¿Se ha escrito solo? ¿Lo ha escrito una mente? Eso parece. ¿Lo ha escrito el pensamiento? ¿El pensamiento intentando apuntar a algo que está “más allá” o “antes” o “fuera” del pensamiento? Podría ser. Acepto “yo” como animal de compañía si ese sujeto no se limita al ego racional, mental; a la dichosa imagen mental, limitada y engañosa. Aceptamos “yo” si ese sujeto revienta las costuras de la razón convencional y deja de ser un sujeto en tanto que parte.

Pero… ¿quién dice que acepta? ¿O “aceptamos”? Hay un “yo” que quiere claudicar y dimitir, y entonces otro “yo” muy listo ha visto el vacío de poder y quiere apoltronarse en el puesto y llevar el mando. Y a la vez innumerables yoes han empezado a manifestarse y ha empezado a haber tortazos, disturbios y discusiones puñal en mano; esto va a acabar muy mal. Tengo que cortar esta entrada aquí. Sí, pero… ¿quién dice “tengo”?

Quizá debe verse la absurdidad de todo esto; de toda esta “muchedumbre”, de todas estas imágenes, de todas estas ideas. Al mismo nivel que las frases que abrían la entrada. Quizá todo explote y la pregunta del “quién” y el “qué” lleve a preguntar sobre la verdadera naturaleza. Probablemente esa naturaleza no pueda describirse, nombrarse ni bautizarse. Ahora sí, ahora sí: debo dejarlo y llamar a los servicios sanitarios.

 

Anuncios

2 comentarios en “La verdad no es…

    1. Jajaja… eh, eh, yo no he dicho exactamente absurdo. En realidad he relativizado cualquier tipo de mensaje, el lenguaje en general, el razonamiento. Muy bueno, no hay “yo”. La excusa perfecta y redonda para eludir responsabilidades. Hablando de la batalla interna de yoes, ahí tenemos a la Esme. Y oye, el Toni… tengo el presentimiento de que estos razonamientos le molarían bastante. Porque deconstruyen lo convencional y lo usual.

      Me gusta

Responder a whatgoesaround Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s