¿Qué es la Mente Despierta?

¿Qué es el Despertar?

¿Qué es la Mente Despierta?

Pues esta imagen podría darnos una pista…

1210d5b320d83a18287e3186be15f279-india-asia-india-culture

Esa mirada lo dice todo; creo que sobran las palabras…

¿Qué es, en qué consiste ese estado mental? Ese estado al que puede accederse, donde uno puede aprender a estar (o aprender que es eso) después de producirse un clic mental. En ese estado…

… no hay pensamiento (o casi; real y potencialmente, puede no haber pensar, es decir, quietud mental absoluta y total, ningún movimiento del pensar).

… No existe el dividir.

… No hay preguntar.

… No hay elaborar, elaboración mental de ningún tipo.

… No hay buscar.

Sobre todo, y fundamentalmente, es un estado en el que se ha dejado, se deja de buscar. No hay búsqueda, no hay preguntas intelectuales. No existe un anhelo, un deseo, un sentimiento de ignorancia, de incompletitud, de frustración, de sufrimiento a nivel conceptual. Cesó el pensamiento conceptual, y por tanto cesaron las preguntas, la búsqueda, la división, las “respuestas” que vendrían dadas por ideas, conceptos, frases o palabras, por pensamiento en definitiva, y que por tanto no son verdaderas respuestas.

Ese estado “ideal” al que uno puede aspirar, o que puede desear, y que puede convertirse en real si se produce cierto clic mental. Dejas de anhelarlo para empezar a vivirlo, a expresarlo, a encarnarlo. Para empezar a aprender a asentarse en él. Dejar de buscar, dejar de preguntar y dejar de sufrir a nivel conceptual es verdaderamente el paraíso en la Tierra.

No pensar. Ninguna imagen mental. Absoluta y verdaderamente NINGUNA IMAGEN MENTAL. La mente puede verdaderamente dejar de ser un cristal a través del cual se mira. Un espejo, una lente o lentes, cualquier instrumento de ese tipo. Se anula toda idea de división, de dualidad observador-observado. Se anula todo filtro del pensamiento, y la mente ya no divide ni separa, simplemente es. La claridad mental es diáfana y absoluta, aunque uno lo experimente por breves minutos este hecho es evidente y demoledor. Aunque también puede decirse que se dan pensamientos, que surgen, pero lo hacen por sí solos y habitualmente muy débilmente, con muy poca capacidad de “enganche”. En todo caso, lo que ya no existe es la ilusión de que hay un pensador distinto de los pensamientos; así que todo fluye de forma natural y silenciosa. Es tan sencillo como que al no existir justamente imagen de “uno mismo” (el ego o falso sujeto), ya no existe noción de observador y por tanto no hay noción de imágenes en la mente (objetos que quedarían enfrentados a un hipotético sujeto). Como resultado de todo ello, puede haber pensar pero no es interpretado ni sentido como “contenidos” de nada ni de nadie.

No existe nada más que la Mente. Todo es Mente. Conciencia. Ser. Atención. Observación. Silencio. Sí Mismo (que es impersonal).

Todo esto (“ninguna imagen mental” y el resto) puede entrenarse, puede practicarse, puede ejercitarse. Uno puede esforzarse y devanarse los sesos para justamente eso… dejar de usar los sesos indebida e incorrectamente. Dije “trabajar interiormente; trabajar interiormente; trabajar interiormente”. Para anular toda división mental, justamente; toda imagen, todo pensar forzado (que no surja espontáneamente). Esto significa anular el parloteo mental, esa imagen mental de uno mismo (el ego); matar al personaje.

Como el bendito protagonista de la fotografía, un ser plenamente instalado en el Ahora es la Mente Despierta, la Mente Única sin división alguna. Es un faro de Luz, es Conciencia Pura. Y todo esto no se consigue de la noche a la mañana. Pero sí puede verse, puede comprenderse de forma clara. Y esto sí puede ser atemporal e instantáneo.

Todo este tremendo esfuerzo (que en realidad es aprender a reprogramar nuestra mente, nuestro cerebro, nuestros hábitos mentales, tras décadas y décadas de mente reactiva y automatizada)… todo este tremendo esfuerzo en realidad a lo que lleva es a darse cuenta de que no hemos de hacer absolutamente nada, NADA, para expresar nuestra verdadera condición o estado, nuestro verdadero ser. De la quietud surge todo (o del Silencio, del Vacío), pues se detiene el pensamiento conceptual (asociado al lenguaje, al personaje… insisto en todo ello). Simplemente Eres, pero de forma pura y genuina.

Para finalizar y redondear esta entrada (que iba a ser brevísima, pero que ha cobrado vida propia) aquí van tres potentes, potentísimas propinas; obras y reflexiones del conocido como Yoga Mahamudra…

SEIS CONSEJOS MAHAMUDRA (de Tilopa):

1. No recuerdes, abandona lo que ya ha pasado.
2. No imagines, abandónate a lo que pueda llegar.
3. No pienses, abandónate a lo que está ocurriendo.
4. No examines, no intentes averiguar nada.
5. No controles, no intentes que ocurra nada.
6. Descansa, relájate, ahora.

¿A que suena fácil, facilísimo de hacer así de entrada? Y un huevo, con perdón. Estos seis sencillos consejos implican cambiar por completo nuestro funcionamiento mental habitual. Implican barrer con todo contenido, todo movimiento mental. Implican instalarse en el Ahora y ser un faro de Luz.

Para continuar podemos echar mano de la obra titulada “El Precioso Ornamento de la Liberación” escrito por Gampopa (conocido también con el nombre de Dakpo Lhaje, “el médico de Dakpo”). Aquí tenemos la versión PDF para descargar y aquí un valioso fragmento en el blog de Tao:

Todos los fenómenos son de un solo sabor*, puesto que la vacuidad es sin características.

El sabio, habiendo comenzado a actuar con perseverancia, deja todos los apegos a un lado. Su mente no permanece en, ni está apegada a nada en absoluto. Esto se llama el campo perfectamente meritorio.

Para el beneficio y felicidad de todos los seres sensibles, se practica la estabilización meditativa y se abandona la pesada carga.

Remover completamente todas las aflicciones es la característica del perfectamente sabio.


No pensar es generosidad.

No vivir en diferenciación es ética moral.

No distinguir es paciencia.

Libertad de aceptación y rechazo es perseverancia.

El desapego es concentración meditativa.

Pensamiento no conceptual es sabiduría consciente.


Donde no hay aceptación, aferramiento ni rechazo a los fenómenos, hay meditación en la perfección de la sabiduría consciente.

Donde no hay permanencia de ninguna especie, hay meditación en la perfección de la sabiduría consciente.

Donde no hay conceptualización, ni objetificación, hay meditación en la perfección de la sabiduría consciente.


Kashyapa*, la mente no es vista dentro, afuera o en medio.

Kashyapa, la mente no puede ser investigada, no puede ser mostrada; es sin soporte, es no visible, no puede ser percibida y es no permanente.

Kashyapa, la mente no ha sido vista, no es vista y no será vista por ningún Buda.


Los fenómenos son vacíos por naturaleza, no existen.

Todos los fenómenos adventicios han sido demostrados ser de esta naturaleza.

El sabio brillantemente aniquila los dos extremos y se entrena en el camino medio.

Que los fenómenos son vacíos por naturaleza es el sendero de la iluminación.

*Un-sabor es justamente lo que he mencionado antes: «No existe nada más que la Mente. Todo es Mente. Conciencia. Ser. Atención. Observación. Silencio. Sí Mismo (que es impersonal)». O en otras palabras, hay conciencia de la realidad, pero no hay un sujeto que la experimente, un centro o ser. Todo es auto-existente; la dualidad sujeto-objeto o experimentador-experiencia queda diluida y trascendida. Fijémonos, por cierto, en las trampas del lenguaje y de la conceptualidad que tenemos aquí y ahora, frente a nuestras propias narices: «conciencia de la realidad» nos sugiere la engañosa idea de que existe un sujeto que es consciente de la realidad (que por tanto es algo separado, un objeto). Como suele pasar, caemos en la trampa de pensar que la división es el estado intrínseco de la existencia.

*Kashyapa es el nombre de un sabio del hinduismo y de las escrituras védicas. Se le considera un rishi o ser perfectamente iluminado.

Y para finalizar volvemos a unas breves enseñanzas de Tilopa:

El Rey de la Visión: Ir más allá de la dualidad sujeto/objeto.
El Rey de la Meditación: mantener este punto de vista ininterrumpidamente.
El Rey de la Práctica: Hacer nada. Buscar nada.
Mantente sin expectativas de ganancia o miedo al fracaso y tu realización directamente se volverá fruición*.

*Fruición: Acción y efecto de fruir (gozar, deleitarse). Esto también enlazaría con algo que dije antes: «Ese estado “ideal” al que uno puede aspirar, o que puede desear, y que puede convertirse en real si se produce cierto clic mental. Dejas de anhelarlo para empezar a vivirlo, a expresarlo, a encarnarlo. Para empezar a aprender a asentarse en él».

Desde luego no sé quién es el señor de tan impresionante fotografía. Hasta donde sé, un sadhu o saddhu anónimo, es decir, un asceta o santón de la India (hinduismo/jainismo), alguien que ha renunciado a la vida mundana para buscar la liberación o moksa, y fundirse con lo que se considera en el hinduismo la divinidad, verdad o realidad suprema: Brahman. Tampoco sé cuáles pueden ser sus contenidos mentales (si tiene alguno) o su estado mental, o su nivel de desarrollo espiritual o de liberación. Pero su mirada sí me transmite una inmensa claridad mental. Irradia altas cuotas de Conciencia y Felicidad, así que es de sospechar que su avance en ese camino puede ser considerable.

Así que volvería a las preguntas iniciales:

¿Qué es el Despertar?

¿Qué es la Mente Despierta?

Anuncios

2 comentarios en “¿Qué es la Mente Despierta?

  1. Creo que lo hago todo al revés, pienso en el pasado y me preocupo por el futuro. Tendré que seguir practicando. Ahora mismo tengo muy poca fruición y sí bastante ansiedad o inquietud.
    No te ofendas pero a mí ese señor de la foto me da un poco de miedo.
    Me han gustado los seis consejos y estoy de acuerdo contigo, de fáciles no tienen nada.
    Namastebesos

    Me gusta

    1. A mí esos seis consejos de Tilopa también me dejaron impresionado, y de hecho la intención hace semanas era dedicarles una entrada muy corta. Lo merecen. Es que son demoledores, contundentes y tremendamente directos y certeros.
      Pasado y futuro son dos rémoras o cargas muy pesadas. Todo es el elucubrar de la mente, que se hace cansino. Y puede cortarse, como el que cierra un grifo. Muchas veces lo he dicho: “comerte el coco, darle vueltas y vueltas a las cosas no las soluciona ni las cambia”.
      En cuanto al señor de la foto… puedo entender que te dé algo de miedo, pues su mirada es muy intensa, tiene mucha fuerza. Eso me figuro. De hecho le estoy idealizando, ni idea de quién es y de qué puede tener ahí dentro, si es que hay algo. A lo mejor simplemente es un señor con una expresión muy simpática. Encontré algunas webs donde hay decenas de fotos de saddhus o santones de la India. Algunas fotos impresionantes. Muchos de ellos van desnudos todo el año, y muchísimos de ellos fuman droga para alcanzar estados alterados de conciencia o para trascender su yo mental. No es de descartar que este señor lleve un colocón encima, de ahí la intensidad. Pero no creo. Eso no quita que su mirada me fascine.
      Namastebesos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s