«Yo absoluto, yo limitado: mismo, mismo»

Comentario mío de hace tan solo unos minutos. A Marié, en su blog Reflexiones de una estudiante budista, acerca de una entrada que me ha parecido sencillamente magistral. Muy bella y acertada. El comentario…

Hola, Marié.
No sé ni cómo llegué aquí. Buscaba alguna cita de algún maestro budista, creo. Con la de cientos y cientos de blogs de temática espiritual y similares que hay, de muchos pelajes distintos, me alegro de haberte encontrado.
Ostras, pues esta entrada me parece sencillamente magistral. Para mí rezuma mucha sabiduría. O dicho en otras palabras, integración de todos los elementos de la vida y también de la naturaleza humana, desde los más “mundanos” a los más “elevados”. O sea, que superas muchos tópicos que pueden resultar elitistas, de esos que “condenan” aquello que parecería despreciable o negativo. No sé si me explico. Lo expresas clarísimo en muchos versos…

«Yo absoluto, yo limitado: mismo mismo.
No hay separación.
Esa manía de despreciar el “personaje”,
el escenario mundano, samsara, el sufrimiento
y hasta la alegría».
«Yo absoluto, yo limitado: mismo mismo.

No va a esperar a despertar para pisar el nirvana.
Eso lo sabe hace mucho tiempo.
No recuerda que haya sido su objetivo acumular toneladas de karma positivo
en su cuenta corriente,
para que un millón de vidas más tarde, al pasar de los eones,
un día pueda alcanzar la iluminación.

Yo absoluto, yo limitado: mismo mismo.
El personaje sufriente y el Yo liberado, lo mismo.

Ya no menosprecia su cuerpo, ni sus emociones,
ni siquiera sus pensamientos
o sus creencias provisionales».

Para mí, espectacular, magistral. Muy bueno, denota una sabiduría vital que no toda persona en el camino espiritual posee, para nada. Podríamos expresarlo de otra manera: samsara es nirvana y nirvana es samsara.
Ah, también soy de Barcelona. Quería preguntarte por lo de «Yo absoluto, yo limitado: mismo, mismo». Y la cita a Cohen. ¿De dónde sale? ¿Alguna letra de canción, alguna charla del cantante con un maestro budista? Me intriga. Si fueras tan amable…
Te he incluido en una pequeña lista que tengo de blogs interesantes, por si quieres echar un ojo…

Un poco más de información, para que todo el puzzle cobre mayor sentido: el escrito no está entero, ni mucho menos. He citado solamente en el comentario las partes que más me han gustado. Para leerlo entero deberías ir hasta esa entrada. Te invito. El texto empieza también de una forma muy bella…

Ha entrado en el mar cuando se ponía el sol,
caminando sobre una alfombra de arena.
Ha nadado en la piscina bajo el planear de las gaviotas,
una luna llena, ya decreciente, y un cielo de acuarela,
de trazos blancos y rosados
sobre un fondo azul claro.
A la salida, le costó arrancarse del paisaje de playa a la hora violeta,
de vuelta a casa.

También el final rezuma belleza y mucha sabiduría e integración…

Yo absoluto, yo limitado: mismo mismo.

El sol en el terrado,
el aire del Montjuic en su pelo y en su piel,
el coro de los pájaros en las copas de los árboles de la montaña
y el canto solitario de la tórtola.
El aleteo de la gaviota al abandonar la barandilla.

El terrado y el mar.
El aire cálido y el agua fría.
El cuerpo de 20 años y el de 80.
La aparente materia y la energía invisible.
La vida y la muerte.
Mismo “mismo”.

En cuanto a la cita a Cohen, es que un par de versos de la composición dicen…

“Yo absoluto, yo limitado. Mismo, mismo”,
le dijo el maestro a Leonard Cohen.

Pues aquí está, quizá extralimitándome y pasando a la acción. Vaya, Marié “me ha pillado”, porque aquí me meto constantemente con “el personaje”. Que conste que no lo desprecio. Solamente sostengo que ese personaje, esa imagen mental (el ego) es solo una ilusión, que no se corresponde para nada con la realidad y que no representa de ninguna manera a un ser o ente real. Cualquiera que se adentre en el budismo sabrá que esto es así. O en otras palabras, que ese personaje no es la dimensión más profunda, holística, genuina y auténtica de nosotros mismos. Es fácil caer en la tentación de decir “la más elevada”, o “la más espiritual”.

¿El camino cuál es? Pues como siempre, la observación, la atención, el mindfulness, el profundizar dentro de uno mismo, ahondar, observarse, aquietar la mente, meditar, “invocar” al silencio y la paz, intentar detener el pensamiento y ese parloteo mental, en la medida de lo posible. Solamente así se irá abriendo una brecha e irá emergiendo una “nueva” identidad, que es más profunda, más amplia, más caracterizada por eso que estamos “anhelando”: silencio, paz, claridad, espacio, luz, amor, compasión… “Somos” pero no somos (en absoluto ni exclusivamente) ese que parlotea sin cesar, el pensamiento racional y discursivo (verbal), Manas en el budismo.

Me ha gustado mucho el texto de Marié porque, como le he dicho y como creo que resulta evidente, rezuma, aparte de mucha sabiduría, otras herramientas u otras claves que son importantísimas para “avanzar”. De hecho son el camino mismo, el método: el amor, la aceptación de todos los aspectos de nuestra personalidad, comportamiento y mente, también aquellos que podríamos despreciar o considerar “basura”. Sí, son impurezas a purificar, a eliminar, pero no por ello hay que despreciarlas. Y no se eliminan a escobazos, sino con luz, amor, paciencia, integración. No me extiendo más, porque creo que distintos versos lo reflejan a la perfección. “Amarse a uno mismo” (y aceptarse), no en el sentido egótico, claro está.

Saludos a todos/as los que pasen por aquí y muchas gracias.

Ah… Marié me ha contestado, muy amablemente, y me ha dicho que tal cita se encuentra en este libro…

9788491816867-asuntos-de-vital-interes

 

Un comentario en “«Yo absoluto, yo limitado: mismo, mismo»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s