Nacer, morir…

«¿Estabas vivo o muerto antes de nacer?»

37c5b40d-f21c-4696-8907-cd91736458da

«—¿Tienes miedo de morir, Espartaco?

—No más de lo que tenía de nacer»

La vida, la muerte, nacer, morir, ¿el alma?, ¿la eternidad?, lo Absoluto, ¿quién nace y quién muere?

Las preguntas y los misterios quizá insondables. Y ahí van otras dos: ¿quién vive nuestras vidas en realidad? ¿qué es esta Inteligencia Trascendental (o intuitiva) que habita en nosotros? Porque está en nosotros, es innegable. Aunque no sepamos bien qué es y si sale de alguna parte. En realidad, somos ESO.

«Kirk sería el primero en deciros que es un hombre muy difícil… yo sería el segundo»

(Burt Lancaster)

Ja ja ja…

15-oscars-57

A propósito de todos estos misterios “insondables” y de estas cuestiones y preguntas, el Buddha tenía mucho que decir, y sin duda lo dejó dicho. Copio un extracto que pertenece a un sutta que es sencillamente brutal, por su precisión al describir la naturaleza de la mente: el Laṅkāvatāra Sūtra. Voy a saltarme las partes más complejas y que juzgo prescindibles. A modo de guía, el Buda está hablando aquí de tres niveles o escalones de la mente:

—La mente discriminatoria sería el nivel más burdo, ordinario y mundano. Es en esencia el pensamiento racional, la esfera de los conceptos, ideas y símbolos (la conceptualidad), que podemos llamar también intelecto o racionalidad. Es el ámbito por supuesto del lenguaje, las palabras y las descripciones. Tanto es así que la inmensa mayoría de personas piensa usando lenguaje interiorizado (el parloteo mental). Pero “pensar” no es equivalente ni sinónimo de estar utilizando la inteligencia. Esta distinción es fundamental. De hecho es más ilustrativo si le damos la vuelta a la frase.

—La mente intuitiva (llamada aquí Manas) sería la inteligencia propiamente dicha. La inteligencia es de hecho invisible y no manifiesta. Somos eso pero jamás la vemos. El pensamiento es un producto o resultado de usar la inteligencia. Basta reflexionar sobre ello dos segundos para entender que estamos ante una gran verdad. Y esta inteligencia (intuición/lucidez/luz/capacidad de investigar, profundizar y entender) es la que hace de nexo de unión entre el primer eslabón y el último…

—La Mente Universal, que sería lo Absoluto, el sustrato que subyace a todo y del que todo surge. Pero no es “algo concreto” ni tampoco “Dios” (que no deja de ser una palabra y un concepto). El budismo jamás ha postulado la existencia de un Dios, y ni siquiera de un alma. Por no postular no postula siquiera la existencia real de una individualidad. Esa Mente Universal (o Mente Única, Mente del Buda tras su muerte) es lo impersonal y transpersonal al mismo tiempo, la verdad trascendental, la Nada o el Vacío del que venimos y al que volveremos. Y de hecho, es lógico inferirlo, el Vacío que somos ahora mismo. Entonces… ¿quién viene y quién se va, quién nace y quién muere, hablando en propiedad? Claro, justamente esto es casi imposible de entender con nuestra mente racional o pensamiento. De ahí los tres niveles y de ahí la herramienta para profundizar y entender: la meditación.

«Las mentes-sensoriales y su mente-discriminatoria centralizada, tienen un nexo con el mundo externo, que es su propia manifestación y es posible percibir, discriminar y aferrar sus apariencias (…). La Mente Universal (…) trasciende toda individualización y límite, siendo profundamente pura en su naturaleza esencial. Subsiste inalterada y libre de toda falta de impermanencia, imperturbada por el egoísmo, las distinciones, los deseos y las aversiones. La Mente Universal es como un gran océano, su superficie es agitada por las olas, pero sus profundidades quedan para siempre inmóviles. En su esencia está exenta de personalidad y todo lo que le pertenece, sin embargo, a causa de las impurezas sobre su superficie, es como un actor que desempeña varios papeles, entre los cuales ocurre una operatividad recíproca, dando origen al sistema-mente. El principio intelectual se divide y la mente, sus funciones y sus flujos externos negativos, asumen un aspecto individual. Aparece la gradación mental séptuple, es decir: la auto-conciencia intuitiva, pensar-desear-discriminar-ver-oír-gustar-oler-tocar y todas sus interacciones. (1)

La mente-discriminatoria es la causa de las mentes-sensoriales y es su base. Se mantiene operativa con ellas al paso que describe y se apega al mundo objetivo y luego, por medio de su energía-hábito (2), contamina la superficie de la Mente Universal, la cual se convierte en el almacén y en el depósito (3) de todos los productos acumulados del pensamiento y de la acción desde el tiempo sin comienzo.

Entre la Mente Universal y la mente-discriminatoria individual está la mente-intuitiva (manas), que depende de la Mente Universal para su causa y mantenimiento, entrando en relación con ambas. Participa de la universalidad de la Mente Universal, compartiendo su pureza y, al igual que ella, trasciende la forma y lo momentáneo. Por medio de la mente-intuitiva se manifiesta y se realiza el bien que no fluye externamente. Es una suerte que esa intuición no sea momentánea, porque si la iluminación que procede de la intuición lo fuera, los sabios perderían su “sabiduría”, lo cual no ocurre. Pero la mente-intuitiva entra en relación con el sistema-mente inferior, comparte sus experiencias y reflexiona sobre sus actividades.

La mente-intuitiva es una con la Mente Universal por participar en la Inteligencia Trascendental (…) y es una con el sistema-mente por comprender el conocimiento diferenciado (…). La mente intuitiva no tiene un cuerpo propio, ni aspectos mediante los cuales pueda ser diferenciada. La Mente Universal es su causa y base, pero se desarrolla junto a la noción de un ego y su pertenencia, apegándose y reflejándose en eso. La sabiduría inconcebible de la Mente Universal se revela y se realiza por medio de la mente-intuitiva, de la facultad de la intuición, que es una mezcla de identidad y percepción. Al igual que la Mente Universal, la intuitiva no puede ser fuente de error».

(1): Para el budismo, cada uno de los cinco órganos sensoriales y las percepciones resultantes son “una conciencia”. Y según esta óptica, somos un conglomerado o puzzle conformado por distintos elementos (a nivel mental y a nivel sensorial). Nótese que a ello le suma la parte intuitiva y la parte racional (al hablar de discriminar, etc.). Es lógico y me parece bien visto: somos una suma de datos, de información, de inputs. Es muy curioso, porque el budismo considera a la mente individual (pensante, discriminatoria) otro “sentido” más. Qué fuerte.

(2): Está hablando aquí del karma, que tiene una formidable inercia por sí mismo.

(3): Eso es así porque es a la vez el resultado y la causa de irse “acumulando” en lo que podríamos considerar un “almacén kármico” (Alaya).

 

 

4 comentarios en “Nacer, morir…

  1. Y a pesar de toda la parrafada técnica y compleja del Buda (pero para mí muy precisa y acertada) lo cierto e innegable es que “nos convertimos” en individuos. No lo niego. Si consideramos que nuestra inteligencia/conciencia tiene niveles mucho más profundos y auténticos, entonces, visto así, “nos creemos” individuos (esa conciencia asume ese papel, podríamos decir). Esta es mi forma de verlo y de sentirlo.
    O dicho en otras palabras, somos “esto” y “aquello” al mismo tiempo, y es perfecto que sea así.

    Me gusta

  2. He visto fotos mías de hace unos cuantos años. ¿A quién estoy viendo ahí? Casi casi a un extraño, a un desconocido. No engaño a nadie. ¿Era “yo”? Eso dirán todos los guionistas y casi todos los psicólogos, pero no los buscadores o buceadores de la verdad. Estaba viendo otra vida dentro de esta misma vida.

    Me gusta

    1. Medio en broma puedo decir que por lo menos “tienes” mente intuitiva. ¿”Tienes”? Y de eso se trata. Supongo que puede resultar muy complejo o abstracto. Probablemente, pero a mí me resulta relativamente fácil de entender y explicado de forma muy clara y precisa. Esos tres niveles o tres mentes. Es solo un esquema. Será porque estoy familiarizado con estos temas y con la forma de exponerlos. Y porque creo que si uno se para a pensar detenidamente qué se está explicando se entiende bastante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s