Prajna gatuno (1)

Me estoy encontrando algunos videoclips breves en Twitter que tienen como protagonistas a los gatos, y que me están gustando bastante y sobre todo haciendo mucha gracia. Así que me decido a crear una serie de entradas que versarán sobre las peripecias de nuestros amigos felinos y así poder traer hasta aquí estos videoclips.

Antes que nada, traigo también hasta aquí el tuit que tengo “fijado” (como primero), porque me lo encontré por ahí y me encantó. Refleja a la perfección mi personalidad y mi interés y afinidad por el camino espiritual. Éste es…

 

Siddhartha es sin duda uno de mis libros de referencia, de los que han calado más hondo y más significado tienen para mí, por relatar a la perfección esa búsqueda de la verdad fundamental o “interior”, en la historia de un joven sacerdote hindú que renuncia a todo para ir tras esa verdad. Ascetismo, meditación, una vida agitada llena de experiencias también… sin duda es una historia “paralela”, por no decir casi idéntica, a la del propio Buda Gautama, con el que se cruza el protagonista, por cierto.

Y por otro lado tenemos a Eva Green… enamoradísimo me tiene esta mujer. Aparte de ser una actriz extraordinaria, qué bella es. Un rostro tan hermoso, una expresión y una mirada con tanta fuerza… es guapísima y está impregnada de magnetismo.

¿Qué significa el vocablo prajna? Básicamente significa «sabiduría» o «conocimiento». Pero hay que matizar, porque no significa tales cosas desde un punto de vista intelectual propiamente dicho. No «intelectual» refiriéndose o derivando del intelecto. Es decir, no se trata de conocimiento que se derive de las palabras, los conceptos, las teorías, las explicaciones, los símbolos, el lenguaje. No es sabiduría por tanto teórica o conceptual. Prácticamente podemos considerar que «intelecto», «pensamiento», «racionalidad» y «conceptualidad» significan casi lo mismo. Y prajna no significa sabiduría en ese sentido, ámbito o nivel. Pero sí que apunta a «sabiduría intelectual» si ésta viene directamente de la inteligencia, tomada esta palabra en su sentido más amplio, profundo y elevado. La capacidad que nos hace discernir, entender, interpretar, buscar soluciones, adaptarnos, mejorar o progresar, sobrevivir, etc., etc. La inteligencia es una facultad ligada a nuestra naturaleza, y el pensamiento o intelecto (que también ayuda, y mucho) es solo una parte o derivado. Casi podríamos decir una funcionalidad «de rango inferior y más restringido», para entendernos. Hay una frase que ha usado en repetidas ocasiones Tao y que es muy gráfica y aclaratoria al respecto:

«La inteligencia no se ve ni percibe; es invisible y no manifiesta; mientras que el pensamiento es el resultado de (aplicar o usar) la inteligencia».

Hay otras dos características fundamentales en cuanto al prajna: esa sabiduría no conceptual es a la vez adquisición de sabiduría; y por otro lado es sabiduría que se manifiesta y desarrolla a través de la experiencia, del aprendizaje, de la vivencia. Es experiencial, pragmática, empírica; no se da, como se ha dicho, a través o después de aplicar ideas o usar el pensamiento. Ejemplos de sabiduría empírica y vivencial «de bajo nivel», por decirlo de algún modo, son aprender a caminar, aprender a nadar o aprender a ir en bicicleta. Son aprendizajes, derivan en sabiduría pero en ellos no interviene el pensamiento; sí interviene la inteligencia. ¿Y por qué? Porque es la inteligencia quien aprende; somos esa inteligencia.

Echo mano de algunos fragmentos breves de un PDF publicado por Tao y de título Prajna y su práctica, donde se expone muy claramente todo esto. Como introducción:

«Lo que habitualmente entendemos por conocimiento no es nuestra única forma de conocer/saber/entender. Realmente lo que aquí se mantiene es que esa forma de conocimiento es solo una pequeña parte del mismo, como la punta de un iceberg sobresaliendo del agua, y que la ignorancia sobre ese otro conocimiento “sumergido” es extremadamente limitante en la senda espiritual, por tanto debemos corregir esa situación.
Realmente lo que llamamos habitualmente saber/pensar/conocer/entender equivale a recordar palabras o deducir símbolos lingüísticos a partir de otros. Nuestro conocimiento manifiesto (el que “vemos”) está construido por el lenguaje (o varios lenguajes, no solo idiomas, sino por ejemplo las matemáticas, que es un lenguaje simbólico también). Es decir, convencionalmente decimos que “sabe”, quien es capaz de decir que “la capital de Bhután es Timbhu” (que realmente es recordar asociaciones de símbolos) o sabe que 2+2 son 4 (sabe deducir símbolos nuevos a partir de otros). El hecho de recordar símbolos asociados suele llamarse también “cultura” y el hecho de saber deducirlos “inteligencia” (aquí intelecto). A esta forma de conocimiento, que consiste en el uso de símbolos/palabras (las palabras son símbolos) lo llamaremos: saber o conocimiento o entendimiento o pensamiento conceptual o intelecto».

Está describiendo el saber intelectual o conocimiento conceptual, el pensamiento, en suma (la faceta racional de nuestra inteligencia, la que usa palabras, símbolos… ). Y añade un poco más adelante:

«Realmente lo oímos dentro de nuestra cabeza y lo llamamos pensamiento. Un nombre genérico porque asumimos que no hay otra forma de pensamiento. El por qué el intelecto es manifiesto, por qué se oye en la consciencia que solo muestra los sentidos y sensaciones (…) es una incógnita apasionante».

Más adelante es cuando habla concretamente de prajna y lo define:

«Dentro de esa gran inteligencia, inmensa, abrumadora cuando empiezas a intuirla (o mejor dicho, cuando empieza a intuirse a sí misma), existe una parte especialmente relevante, esa parte la llamaremos sabiduría o prajna. No deja de ser solo una parte de ella, de la inmensa inteligencia, pero nos es relevante.
Prajna o sabiduría es el saber no-conceptual orientado al conocimiento de uno mismo y de la Talidad, es decir la inteligencia espiritual.
Por eso no hablamos de prajna o sabiduría cuando aprendemos a caminar, aunque también es conocimiento no-conceptual. Prajna es solo un tipo de conocimiento no conceptual, o si lo quieres de otra manera, es la inteligencia trabajando sobre el conocimiento de uno-mismo y de la Talidad (o Realidad desnuda).
Es por eso que siempre se dice aquí que el despertar es una función de Prajna o de la sabiduría (a veces se añade no-conceptual para reforzar el mensaje). Es decir de la inteligencia espiritual.
Si Despertar es entender lo que somos o lo que no somos, entonces es Prajna. Es entendimiento no-conceptual espiritual».

Ahí es donde queda claro que prajna se refierea a la sabiduría en el ámbito de la espiritualidad. En cuanto al concepto de Talidad

«… cuando tratamos con la realidad desnuda (Talidad en lenguaje técnico, “las cosas tal como son”), el lenguaje no nos vale, el pensamiento habitual no nos vale.
Y también es por eso que el budismo ha afirmado la vacuidad (sunyata) de cualquier concepto. Están vacíos de realidad… todos… pero son aproximaciones prácticas más o menos útiles, por eso el ser humano ha triunfado y domina el planeta, el hombre, que más que homo sapiens es homo lingua u homo símbolo. (…)

Ahora bien, si nuestro interés es conocer la Talidad o realidad última del zen o simplemente Realidad en las neo-doctrinas, ¿cómo lo hacemos desde el conocimiento simbólico? No podemos».

Estas explicaciones son más que suficientes. Se me ocurre que el concepto de prajna, para apuntar a la verdadera naturaleza de la realidad (que está más allá del pensamiento o el saber conceptual) cuadra bastante con el de intuición.

Aquí, por supuesto, utilizaré el vocablo prajna en sentido figurado y con connotación humorística. Me tomo la licencia de decir prajna cuando vendría a denotar «la inteligencia, la sabiduría y el amor en el reino animal». En este caso los gatos. Aunque aparecerán lo más seguro otras especies animales también. Y con toda probabilidad habrá también muestras de prajna perruno.

Así que vamos ya con el primer clip. Realmente es muy gracioso y está cargado de ternura. Una madre cargada de amor pero un poquito olvidadiza. Todo este inmenso rollo para decir… ¡¡que los gatos son muy sabios!!

 

4 comentarios en “Prajna gatuno (1)

    1. Prajna… ejercer la inteligencia, la conciencia, la observación, ese entendimiento, sin echar mano (demasiado) del lenguaje interior es un reto mayúsculo. Y aparte de eso, entender esa Unidad y que pensador/pensamientos y todo lo que surja viene a ser lo mismo… Es una forma de definir prajna o de mi modo de verlo.
      El vídeo… espera al próximo, graciosísimo.
      Namastebesos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s