Todo es Luz

Todo es Luz. Hágase la luz.

Me preguntaba y me pregunto qué pasaría si sencillamente escribiera estas dos cortas frases y tan ricamente las publicara en una entrada. ¿Pasaría o pasará algo? ¿Habrá consecuencias? Creo que no, o como mínimo, consecuencias (aparentemente) relevantes (aparentemente) no. Aunque en verdad nunca se sabe.

Muy probablemente habría mucha gente que leyendo esto pensaría cosas de este estilo: “otro zumbado”, “otro pirado”, “otro fanático religioso”, “otro iluminado”, “otro friki de la espiritualidad”, “otro enterao”, “otro maldito prepotente”, “otro farsante charlatán”, “otro pobre iluso que se cree el Buda”, “otro que va de sumo maestro espiritual, de gurú, de ser muy elevado”… y así un largo etcétera. Hasta es muy posible que yo mismo pensara alguna de estas cosas, aunque siempre es bueno y aconsejable intentar escuchar (o leer) y comprender con mayor receptividad y profundidad, y conceder el beneficio de la duda.

Vale. Pues ahí no acaba la cosa. Todavía hay más. ¿Qué pasaría si dijera que… ? ¿Qué pasa, o cómo interpretas, cuando… ?

… te despiertas a las cuatro de la madrugada y entiendes y comprendes de forma clara y diáfana, brutalmente evidente y real que tu mente, la Mente (Única) es Luz, pura luz. No es que lo pienses, no. No es que tengas la idea, sino que lo experimentas directamente. Lo vives, lo encarnas, lo sientes, lo sabes más allá de toda duda, LO ERES. Sientes, sabes, experimentas y comprendes que la verdadera naturaleza de “tu” mente, la mente, es Luz. Y muchas otras cosas, inextricablemente unidas, relacionadas y equivalentes. Me dan igual la sarta de potenciales adjetivos, por cierto. Los adjetivos o descripciones que pueda utilizar son distintos aspectos. Son como las innumerables caras de una refulgente joya o diamante. Como decía, entiendes que la mente es fundamentalmente no-dualidad, no-división, no-pensamiento, no-elaboración, no-elucubración, no-rumiación, no-conceptualidad, no-interpretación, no-búsqueda, no-preguntas, no-ignorancia, no-parloteo mental, no-lenguaje. O como se diría en el blog de Tao, sabiduría trascendental o no conceptual. La mente es todo eso, y también es gozo, beatitud, fruición. Obviamente, se puede “caer” en cualquiera de las posibilidades o funcionalidades mencionadas (rumiación, elaboración, etc.), pero son solo eso, posibles funcionalidades que expresan una mente extrovertida, mirando hacia afuera y no hacia adentro, dividida; meros reflejos de algo mucho más profundo y hermoso.

Bien, te despiertas con todo este “pepinazo”, este fogonazo, esta evidencia, este estado de conciencia. ¿Y entonces… ? Entonces comprendes también (y dejas) que debe expresarse esa Luz, esa claridad. Manifestarse, crecer, ser, hacerse más profunda y más gozosa. Evidentemente, esto no sucede así “por el morro” ni “de golpe y porrazo”. Digamos que hay toda una preparación mental del terreno, donde vas comprendiendo más y más profundamente que en la Realidad no hay partes, no hay división ni dualidad sujeto-objeto, que la verdadera naturaleza de la mente es esa irradiación silenciosa que trasciende (o está antes que) el pensamiento conceptual. Y que el “yo” es una pura ilusión; es ficticio, no existe; todo lo que tenemos, o se da, es la Realidad totalmente impersonal. Hay que adaptarse a esto, entenderlo, acomodarse (por extraño que resulte) y aceptarlo. Se da observación pero no hay nadie observando. Como no se cansó de repetir Krishnamurti en sus pláticas, “observar sin el observador”. Y si admitimos, o estamos dispuestos a aceptar que existe un yo o un centro o sujeto (que en verdad no), entonces éste es la totalidad de la experiencia, de la realidad. En verdad no hay diferencia alguna: si somos, o nos sentimos o nos sabemos “uno” con la realidad es porque… ¡¡¡en realidad no hay “uno” que valga por ninguna parte!!!

Y aunque pudiera parecer que estas cuestiones son diferentes, o guardan poca relación (o que me he ido por los cerros de Úbeda o estoy siendo poco riguroso) con la cuestión de entender y experimentar que tu propia mente es pura Luz, es justamente todo lo contrario: está íntimamente relacionado y todo va en el mismo pack. Diferentes aspectos, diferentes caras del brillante diamante.

… Y entonces, al cabo de algunos minutos (dentro de la cama), sientes que algo con una fuerza o potencia tremenda se despliega y “sube” por detrás de tu espalda. No me lo estoy inventando, es tan cierto como que ahora estoy tecleando. Desde luego, no ha sido nada de índole físico o muscular. ¿Nervioso, psicológico quizá (pero en absoluto buscado)? Bien, lo que por lo menos he sentido, es que “energético” sería un adjetivo que lo describiría con algo más de precisión. ¿Explicaciones? No sé. En parte me dan igual, aunque en parte puedo barruntarlas. ¿Implicaciones de estas experiencias nocturnas? En principio ninguna. Que me siento formidablemente bien, en un estado de enorme integración con la realidad, serenidad, ecuanimidad y paz. Lo verdaderamente importante es esa experiencia y evidencia innegables de que la mente en verdad es Luz. Poco importa que hayan pasado “estas cosas”, pues este sentimiento lo he experimentado muchas otras veces, y de hecho cada vez lo hago con más fuerza y profundidad. Avanzando hacia ese estado digamos que de no-dualidad a nivel mental, de pura irradiación en la que el pensamiento no interviene. Si no me equivoco, algunas escuelas o ramas del budismo llaman a esto Solo-Ser.

Añadir que, para los que no les guste o convenza lo de “Luz”, porque pueda sonar o recordar vagamente a “Dios”, que también puede expresarse así, y es igual de válido: tu mente, la Mente, es Pura Inteligencia, Inteligencia silenciosa y no-manifiesta, invisible (siempre, la cabrona). Volviendo al budismo, y en relación a esto, se considera y se ha definido al budismo como una “religión” no teísta, y me parece muy acertado. O como una auténtica ciencia de la mente. O como muy bien (impecablemente) dijo Tao un día en su blog, “el budismo es espiritualidad científica”. Así es.

Hay muchas otras maneras de expresar lo que he intentado explicar aquí. Una expresión que he utilizado a menudo y que me funciona muy bien es “saltar”. Con “saltar” intento expresar justamente eso, un salto cualitativo en el que vas más allá del pensamiento conceptual y dualístico. “Saltas” para integrarte plenamente en la Realidad, para ser uno con ella; para fusionarte, fundirte, y en consecuencia disolver y trascender el ego, la identidad individual, la imagen mental de uno mismo (que, adivina… es pura hipnosis). Entonces, saltas… y sencillamente eres. No hay cuestionamientos, no hay pensamientos, dudas, preguntas ni búsqueda alguna. Eres esa luz, esa inteligencia, esa claridad evidente e innegable, esa conciencia pura e indiferenciada. Pero esto llevado a sus últimas consecuencias implica que todo atisbo de conciencia desaparece. La Conciencia es la Realidad. No son cosas distintas. Es más, solo existe la Realidad. De ahí la realización de la vacuidad o sunyata. Toda conciencia se disuelve; toda auto-referencia; todo intento de captar intelectualmente, de aprehender, de agarrar, de asir; todo movimiento del ego o la conciencia individual, en suma. Todo intento de controlar. Por eso, aunque “Todo es Mente”, acaba resultando que la Mente es No-Mente; aunque pueda sonar a galimatías tiene tremendo sentido.

Entonces, saltas y confías. Simplemente eres. Si querías “integrarte” en la Realidad o ser uno con ella (en otras palabras, disolver al plastazo del yo) debes darte cuenta de que en realidad ya has saltado. Nunca has dejado de estar “ahí”; no hay nadie que deba fusionarse, saltar ni hacer nada de nada. En todo caso, observar en silencio y abrirse. “Meditar”. Ya has saltado. Hay una cita de Ramana Maharshi que lo expresa a la perfección:

«La liberación consiste en deshacerse de la falsa ilusión de que no estamos liberados».

Por tanto, siempre estamos irradiando, expresando, manifestando, encarnando, siendo lo que sea que es ESO. Debemos abandonar en determinado momento toda búsqueda intelectual, pues lleva aparejada el sufrimiento y la ilusión de una ignorancia que se antoja eterna e insuperable. No es así. Debemos, y esto a gente que pregunta y pregunta y busca y busca y sufre y sufre parece que se les escape, serenar nuestra mente. “Yo mismo” he sido víctima incontables años de este “vicio” o de este error. Sí, la mente es obsesiva y compulsiva.

Para terminar, hay una reflexión de Ramesh Balsekar, que publiqué hace unos meses, que vino a mi cabeza hace unos días, con tremenda fuerza. A veces hay frases o reflexiones que funcionan como auténticas revelaciones. Un “clic” revelador en tu cabeza siempre, siempre es posible…

«Olvida la enseñanza, deja que ella trabaje por su cuenta. (…) Si la enseñanza es olvidada, el ego es olvidado y la enseñanza trabaja por su cuenta. Tu esfuerzo es obstrucción».

Todo es Luz. Hágase la luz.

8 comentarios en “Todo es Luz

    1. No sé si se me debe felicitar, pero gracias. Esa experiencia o evidencia la he vivido en distintas ocasiones a lo largo de mi vida, con mayor o menor fuerza. En realidad uno puede provocarlo en mayor o menor medida si “se pone a ello” y se concentra.
      Es lo que dices, y el meollo de la cuestión: la rumiación constante. La mente no para de saltar de un pensamiento a otro, sin descanso. Entiendo que esto desgasta mucho. La mente, aunque pueda no parecérnoslo, está pidiendo paz, silencio, espacio.
      ¿Te acuerdas o has visto aquella película, “Total Recall”, con Arnold Schwarzenegger y Sharon Stone? Muy buena. Cuando le venden ese viaje, que son unos recuerdos implantados que pasarán por reales, el vendedor le dice: “¿Qué es en el fondo lo que nunca cambia en todas sus experiencias? Usted. Tómese unas vacaciones de sí mismo”. Es eso. Ese “usted” es el ego, claro, no la identidad profunda que es la base.
      Namastebesos.

      Le gusta a 1 persona

    2. La nevada ha sido filomenal… ho ho ho. Qué auténtica pasada. Tanta nieve es muy bonito pero entraña grandes problemas y peligros. Por cierto que estuve mirando y no es descartable que tuviera relación con el cambio climático. En el sentido de que había una gran masa de aire polar sobre la península, y cabe preguntarse por qué. Algunos meteorólogos lo han postulado y deberá estudiarse a fondo. En todo caso, eventos climáticos más bestias, está claro.
      Abrígate, cuídate y… cuidado.

      Me gusta

      1. Como espectáculo ha sido precioso pero también asusta un poco. Seguro que algo tiene que ver con el cambio climático, todo se ha vuelto extremo.
        La señora Filomena se ha cargado árboles a montones, eso daba mucha pena verlo hoy. Parecía un paisaje de destrucción. Y mañana -10 grados a las nueve de la mañana, ojú, esto ya es demasiado.
        Pero estoy tranquila con Isabelita Ayuso al mando, jajajaja.
        Gracias, What.
        En Barcelona no hace tanto frío pero cuídate también.

        Me gusta

        1. Ver nevar es muy bonito… pero es que ha nevado una barbaridad, y pasado el espectáculo sí que es un auténtico peligro. Ya la noche que empezaba la nevada vi las noticias en La 1, y desde luego me hago cargo. Madrid ha quedado colapsada totalmente. Es cierto, se ven calles totalmente impracticables, montañas de nieve, árboles destrozados, cornisas, etc. Las calles no principales, esas por las que no se ha empezado. Y los ciudadanos parece que han ayudado mucho, parece que no quedaba otra.
          Sí, muchísimo frío. De la Ayuso me callo… madre mía, ni hacen ni planifican… puro marketing es lo suyo.
          Barcelona nada, solo llovió y temporal marítimo. Interior de Catalunya sí ha pegado más duro. En Tarragona.
          Cuídate.

          Me gusta

  1. Si me permites una nota de humor, hay quien dice por ahí que el Universo se compone de energía y bases de datos. Lo de la bases de datos está solucionado con la Big Data.

    Respecto a la energía, no somos parte del Universo… sino el mismo Universo. Una vez que se vive esto, la iluminación es automática.

    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s